dimarts, 16 d’octubre de 2012

El goce



Dolor, dolor y aun más dolor... ¿Qué recompensa? Hablas de la felicidad en balde mientras tu corazón es el destino del sufrimiento y solo pretendes guiarme hacia él. ¿Para qué?  Sobrevivimos a los contratiempos con benevolencia. Nunca me he afrontado a ninguno de ellos mas tu tampoco. Pretendes llevarme a la frustración sin remordimiento. Seguiré atendiendo a las consecuencias y asumiré tales pecados si cuya existencia es cierta. Seguiremos sin mirar atrás. Aprenderemos a asumir sin recordar y lloraremos.., y trataremos de morir juntos disfrutando cada instante, saboreando en éxtasis las emociones. ¿Dejarás de joder? 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada